Contacta con AFS Finance Advisors EAFI

Enviar Mensaje
  • Psicología financiera

    Equilibrio entre inversiones y emociones

Psicología financiera

La Psicología Financiera (Behavioral Finance) es la ciencia que explica los distintos comportamientos económicos. Surgió de la necesidad de explicar fenómenos tales como  las “burbujas”  o  la profundización de las crisis. Comenzó a ser estudiada en los años 80 por Daniel Kahneman (Premio Nobel de Economía 2002). Sus teorías influyen en la llamada «economía conductual», una corriente que demuestra que las finanzas no son tan «predecibles» como parecen.
Las decisiones financieras y económicas son tomadas por personas, de una forma racional o irracional, y estas decisiones tienen una repercusión directa o indirecta en los agentes económicos.
Los patrones de pensamiento se construyen sobre la base de un conjunto de creencias, conocimientos y experiencias. Por otro lado, las emociones actúan en nuestro organismo generando estímulos positivos o negativos que nos impulsarán a incrementar o disminuir nuestra capacidad de asumir riesgos. La confianza, la alegría o el miedo son las emociones más determinantes a la hora de tomar decisiones de inversión.
Por tanto, nuestros patrones de comportamiento serán el resultado de la unión de pensamiento y emoción.
psicologia financiera mujeres

AFS te ayuda

  • Establecer una relación equilibrada entre las inversiones y las emociones  que producen la volatilidad de las mismas.
  • Entender  el sentido que un inversor le da a su riqueza utilizando la psicología financiera.
  • Interpretar los verdaderos intereses o necesidades por los que hacemos determinadas cosas o tomamos determinada decisión mediante herramientas de coaching financiero.
  • Conocer qué parte de nuestra decisión se basa en el instinto irracional y qué parte se sustenta en  un análisis racional
  • Entender el proceso de la toma de decisiones.
  • Aceptar la incertidumbre como un riesgo implícito en las decisiones.
  • Razonar qué nos lleva a seleccionar una inversión frente a otra.
  • Gestionar las expectativas de rentabilidad.
  • Gestionar las emociones que nos produce la volatilidad de los activos financieros.
Escuchamos para definir su futuro.